Definiendo al hombre y contando anécdotas

Tras oír que Platón definía al hombre como «Un animal de dos patas sin plumas», el filósofo Diógenes le envió a su academia un gallo desplumado comentando: – Aquí está el hombre de Platón.
Platón tuvo que añadir a su definición: «…con uñas anchas y planas».
La lectura de anécdotas es una delicia por tratarse de sucesos curiosos, en los que predomina la brevedad, espontaneidad y la expresividad. ¡Algo muy refrescante!

Esta que comparto me recuerda otras tres definiciones read more