Héroes y mitos

Con frecuencia uso la expresión «abrir la caja de Pandora». Y tuve una en mi aula, que mis estudiantes no olvidan.

Según la mitología griega, Pandora fue la primera mujer. Zeus le ordenó a Hefestos que la creara para castigar a los humanos, dado que Prometeo había robado el fuego divino para proporcionárselo a los hombres. Esta mujer llevaba una caja llena de males que jamás debía ser abierta. Pero la curiosidad pudo más que el miedo, y abrió la caja dejando escapar todo su contenido (excepto la esperanza que quedó atrapada en el recipiente). Desde entonces las enfermedades, la pobreza, la locura, etc. están entre nosotros sin que podamos hacer nada. 😉

Vinculado a esta leyenda está mi personaje mitológico preferido: Prometeo. De niña era mi superhéroe, mi modelo de revolucionario. Creador y amigo de los hombres, quiso proporcionar libertad a la humanidad. Inspiró a escritores, poetas, escultores, pintores…

Este osado Titán también fue condenado al castigo de ser encadenado y torturado día tras día en la soledad del Cáucaso por un águila que le comía las entrañas, sin llegar a provocarle la muerte. Se libró de esta terrible tortura gracias a Heracles que mató al águila y lo liberó.

No puedo evitar comparar este referente que tenía de niña con el estereotipo moderno de superhéroe estrecho y falso, que es agresivo, egoísta, irresponsable, que sólo piensa en sí mismo y se desenvuelve en una interminable escena de violencia. Desde hace mucho creo solamente en esos héroes que salen de la vida misma, sobre todo esas personas que hacen las cosas ordinarias extraordinariamente.

 

Deja un comentario